PANTALLA SÓNICA #39 | Tate Díez

 

El pasado 14 de marzo, nos cambió la vida con la crisis sanitaria de la COVID’19. Estado de alarma, confinamiento, desescalada y nuevas normalidades. Un montón de palabros nuevos que aprender y una nueva situación que asimilar por todas. Una pandemia global desde la que empezamos a ver algo la luz pero que se ha cobrado muchas, demasiadas vidas. Todavía no somos conscientes de la magnitud que supondrá todo esto. Vivimos en un estado de distopia y cuesta recordar aquellos brindis de fin de año, cuando pensábamos que el 2020, el año del ratón chino, iba a ser el mejor de nuestras vidas. Intentemos ser positivas y es por esto que, desde la cultura y el arte contemporáneo, nuestro sector y nuestra vida, procuramos seguir trabajando en proyectos y propuestas que conecten y repiensen el mundo, este mundo post coronavirus. Una de las cosas que más me ha gustado hacer, desde casa, es poder seguir con esta serie de entrevistas y charlar, desde nuestros confinamientos madrileño-salmantino, con Tate Díez, una de las personas con mayor energía y competencia dentro de la gestión cultural. Es un placer trabajar con ella y compartir, este momento histórico, desde el DA2 (nada más y nada menos que la antigua cárcel de Salamanca, reconvertida en museo desde aquel insigne 2002) con todas vosotras.

 

Hola Tate, un placer tenerte en Inquire-Magazine. Me hace especial ilusión este encuentro digital en tiempos del COVID’19 y también porque hacía tiempo que quería conversar contigo. 

Hola Natalia, encantada de conversar desde el confinamiento y muchas gracias por contar conmigo.

¿Cómo estás? Y te hago la pregunta, no por mera cortesía, si no con total honestidad y ganas de saber. Creo que pocas veces, una pregunta tan sencilla y directa cobró tanta importancia cuando se la formulamos a alguien en estos tiempos que corren.

Personalmente me encuentro bien, la verdad, no tengo en mi entorno más cercano casos dramáticos en lo referente a la COVID’19. Me alegra oir/leer esto.

La última vez que nos vimos, fue el pasado 25 de febrero en Salamanca, con motivo de la inauguración de la nueva temporada de Visiones Contemporáneas, con la obra de Lúa Coderch. Éramos tan felices… quiero decir que ya para entonces había casos de Coronavirus, pero no nos hacíamos para nada una idea de lo que vendría pocos días después.

Parece que hace mucho más tiempo de aquel encuentro, solo dos meses de la inauguración del ciclo de Lúa, y de pasear por ARCO, por los mismos pabellones que se han convertido en hospitales temporales. La realidad supera la ficción.

Totalmente, es verdad que nuestro último abrazo fue en ARCO. Impresiona ver estos días los pabellones 7 y 9 que tantas veces hemos paseado reconvertidos en hospital de campaña. Parece una eternidad de todo aquello. El otro día, hablaba con mi hermano sobre empezar a contar la vida A.C. (antes corona virus) y D.C del virus…

Me gusta esa nueva forma de contar el tiempo.

En aquellos días, preparabais también desde el DA2, las primeras exposiciones del nuevo año, además de Lúa Coderch, estaba a punto de abrir UNDONE de Hugo Alonso. ¿Qué supone para un Centro de arte con todo el esfuerzo que supone montar cada exposición y actividad, cortar programación y mantenerlo todo cerrado?

Las consecuencias del cierre del centro aún las desconocemos. En cuanto al público, fundamentalmente local y fiel a nuestras actividades, esperamos mantenerlo y recuperarlo cuando retomemos la actividad. Respecto a los proyectos expositivos, como “UNDONE”, al que haces referencia, está finalizado y podría mostrase en cualquier momento. Ha habido un gran esfuerzo, tanto por parte de Hugo Alonso, como por parte de la Fundación de Cultura y de las empresas y personas que trabajan con nosotros. Nuestra intención es seguir adelante, tanto con esta, como con el resto de exposiciones de la programación. Más complicado es dar continuidad a las actividades educativas e iniciativas de carácter participativo en los que colaboramos con otras instituciones o colectivos. Con ellos estamos trabajando para ver cómo reformular las propuestas que teníamos planteadas. En algunos casos, sobre todo con la universidad e institutos, será difícil sin poder contar con la participación activa del alumnado.

Algunos Centros, están intentando probar una programación especial, específica mientras están cerrados, más allá de darle una vuelta a la colección, no sé si estás siguiendo las propuestas de La Casa Encendida o el CA2M. En el caso del DA2 ¿lo veis viable? ¿Con estos proyectos educativos por ejemplo que comentas?

Una programación específica es poco viable en nuestro caso, aunque no imposible, porque no contamos con personal de educación-mediación, comunicación, comisarios e infraestructura técnica adecuada para desarrollarla. Los centros a los que haces referencia, tienen estas áreas estructurales en su equipo, al menos parte de ellas, pero en el DA2 trabajamos con personal externo para llevarlo a cabo.

Cada centro conoce las circunstancias con las que trabaja, sus recursos, y dónde tiene que dirigir sus esfuerzos. En nuestro caso, este parón nos está siendo muy útil para actualizar la página web, poner al día el registro de las colecciones, realizar visitas virtuales, mantener activas las redes sociales, además de tareas administrativas y de mantenimiento para las que habitualmente no tenemos tiempo. Esto no quiere decir que no podamos hacer propuestas específicas on-line, pero no de manera inmediata y ágil.

Respecto a los proyectos educativos-colaborativos, por centrarme en alguno, lo voy a hacer en “Miradas”. Se desarrolla durante el curso lectivo con el I.E.S Fernando de Rojas de Salamanca y las escuelas infantiles municipales. Trata de dotar de herramientas a los alumnos y alumnas que se están formando cómo técnicos de educación infantil, abordando nuevos procesos formativos a través de prácticas artísticas contemporáneas. Finaliza con una exposición para mostrar el proceso e instalaciones de juego en el DA2 abiertas al público general. Realmente es mucho más complejo, sus responsables están pensando cómo desarrollar de manera online alguna propuesta.

Ojalá pueda llevarse a cabo por que parece muy interesante y necesario.

Alguna propuesta on line, sí ha surgido en estos días. Todo esto, me da pie, a comentar un poco con nuestras lectoras, sobre la posibilidad de diseñar un programa curatorial on-line de Visiones Contemporáneas desde la web del DA2, un poco por la urgencia de la que hablamos. Desde Playtime estuvimos hablando sobre esta situación y nuestro papel, nuestra responsabilidad, para poder hacer una reflexión desde el audiovisual y desde los artistas que conocemos y con los que hemos ido colaborando estos años ante la pandemia y esta nueva realidad “gubernamental” a la que nos hemos ido acostumbrado. Hablamos contigo y fue todo ok. Las cineastas y videoartistas involucradas, Félix Férnandez, Dora García, Núria Güell, Lois Patiño, Rosana Antolí y David Domingo, superreceptivos también al programa y salió este #VisionesCotemporáneas en casa. Ahí voy cuando es posible y se debe repensar el formato de exhibión on line para el arte contemporáneo que sea compatible y se pueda compaginar con el espacio físico. Tú que conoces bien el proyecto, a los artistas que participan y las obras. ¿Cómo lo has sentido? y bueno, quizás entre las dos comentar brevemente sobre la propuesta, prefiero que hables tú que si no queda muy egotrip, jeje.

Me hace especial ilusión poder contar con vosotros para desarrollar este primer comisariado on-line, tanto por la calidad del proyecto, como porque con el tiempo que llevamos colaborando, creo que ocho años ya. ¡Sí! y podemos decir que habéis dejado de ser ese personal externo al que hacía referencia, aunque no en la forma, sí en el sentimiento de pertenencia al equipo.

En cuanto a la selección de artistas, genial empezar con Félix Fernández, con él inauguramos este espacio, y la reflexión sobre la hiperconexión a la que estamos sometidos estos días es necesaria hacerla. En toda la selección de las piezas de este comisariado COVID-19, Nuria Güell, por ejemplo, pone sobre la mesa la problemática de la precarización de los trabajadores culturales, o la relación del hombre con la naturaleza de Lois Patiño. Esto nos hace darnos cuenta de que todo lo que está ocurriendo no es nuevo, son situaciones tratadas anteriormente por los artistas, pero sí toman una nueva perspectiva desde un estado excepcional como el que estamos viviendo, poniendo en evidencia la falta de una estructura cultural fuerte o la importancia de proteger nuestro medio ambiente.

¡Animamos a todas a verlo!

A primeros del mes de abril, el martes 7 creo recordar, nuestro actual ministro de cultura, en la que ha sido su única comparecencia pública desde el inicio de la crisis, confirmó que por el momento se había descartado crear fondos específicos u otro tipo de medidas para la cultura. Qué eso no era lo importante, en estos momentos, vaya. Las críticas, cómo no podían ser de otra manera, no tardaron y se convocó una huelga de 48h, un apagón cultural ese siguiente fin de semana. Sin embargo, no lo siguió mucha gente o no se sentía, nos sentíamos muy afines algunos trabajadores de la cultura a las asociaciones o profesionales que convocaron la huelga. No duró en todo caso ni 24h, pero al menos parece que sí que el Ministerio va a hacer algo. ¿Cómo viviste tú ese momento-ministro? 

Pues no le di mucha importancia, ya estamos acostumbrados ¿no te parece?

Uff quizás desde un nuevo gobierno progresista y de izquierdas, me esperaba algo más esta vez.

Me gusta que seas optimista, sobre todo con la política, es difícil. El arte y la cultura pueden considerarse elitistas, en algunos aspectos, y no ser apoyados por los gobiernos al no estar bien visto por una gran parte de la sociedad, que, en tiempos de crisis, entendiendo que hay otras necesidades a las que dar prioridad.

Estamos ante una situación excepcional, nueva para todos, con un grave problema enfocado en la salud. Creo que las medidas que se hayan podido tomar durante estos días no pueden estar bien planteadas porque nadie conoce ni puede prever las consecuencias que va a tener esta crisis, todo está siendo muy precipitado. Particularmente reivindico, día a día, desde mi puesto de trabajo y en la medida de lo posible, la mejora de condiciones y el respeto profesional de los trabajadores culturales. En esa lucha diaria, desde la posición que cada uno tiene en el engranaje, concienciar a los responsables políticos más cercanos de la obligación de cuidar a los trabajadores culturales.

En otros países, como Francia o Alemania, la cultura es tratada como un bien principal y necesario. Aquí no y es algo que llevamos toda la vida arrastrando. ¿Dónde crees que está el origen del problema y cómo te parece que se terminará gestionando? casi mejor preguntarte desde tú punto de vista y profesionalidad, ¿cómo deberían ser las cosas? 

No somos Francia ni Alemania, nosotros tampoco nos comportamos como ellos, cada país tiene su idiosincrasia y eso hace que lo que funciona en unos países no funcione en otros, ni siquiera este virus universal actúa igual en cada país, y no sabemos a qué se debe.

Las cosas deberían hacerse de manera más profesional, nos falta una buena base, una infraestructura cultural estable, muy dañada por las crisis y los cambios políticos que afectan directamente a los pilares de la cultura.

Y una mayor presencia del arte contemporáneo y poner en valor el trabajo de los artistas desde la educación ¿no te parece? Hay lagunas increíbles incluso desde los propios grados de Historia del arte, Bellas Artes o Comunicación Audiovisual. También desde los medios, me parece que se da una imagen equivocada de la cultura y “el artista” a estas alturas de la vida y todavía el artista es solamente un actor o un cantante y se confunde cultura con entretenimiento o industria cultural. También he visto reportajes en el Telediario, de gente que en sus casas se ha puesto a pintar y lleva la etiqueta de “artista”. Hace falta mucha educación al respecto del museo y el papel del “artista real”. 

Sí, es todo muy confuso, la cultura tal y como la venden no es importante para una gran parte de nuestra sociedad, y a partir de esa premisa se gestionan los recursos y los presupuestos. Hay más visibilidad en los medios a una cultura más mediática, que es la que genera ingresos económicos, todo ello mezclado con el ocio y el turismo. Es todo bastante caótico, los proyectos más minoritarios, que generalmente son los que más interpelan al espectador y generan, desde mi punto de vista, un tejido cultural que realmente enriquece a los territorios, son los que menos visibilidad tienen y menos recursos, entre otras cosas, porque no generan riqueza económica inmediata. Totalmente de acuerdo, por ese desde el Ministerio, la Administración y las distintas Instituciones deben trabajar por cambiar esta mentalidad que está muy interiorizada en el país.

Tampoco tenemos fechas o un plan de cuando volverán abrir museos, centros de arte y culturales, bibliotecas… sobre esto que comentábamos, se relaciona además la cultura siempre con el turismo o los macroeventos y espacios como el DA2 podrían abrir relativamente pronto con medidas de seguridad apropiadas y sencillas, ¿no crees? 

Creo que todo va a depender de cómo se propague el virus en la desescalada. Espacios como el nuestro son relativamente fáciles de poner en funcionamiento, pero creo que todo se hará dependiendo de medidas estatales. He pasado por el DA2 y las sensaciones que he tenido son muy buenas, creo que esto se va a poder abrir relativamente pronto, basándome exclusivamente en la energía que desprende el edificio, nada más, sensaciones.

¿Cómo afectará ‘real’ a un Centro como el DA2, si no se reabre antes de fin de año?

No lo sé, espero que se reabra antes, intento no pensar en las cosas que no han sucedido todavía, prefiero seguir trabajando y pensando en actualizar los caminos para llegar al público.

Cruzamos dedos querida Tate. Good Vibes!

Volviendo a la cotidianidad, al día a día en casa. ¿Cómo te divides las 24h? ¿Estás haciendo algo especial, algo nuevo? Tipo pasteles, gimnasia o maratones de series. Esto de las quedadas para el aperitivo vía videollamada, yo no lo veo, pero es una de las prácticas que más se están dando. Entro mínimamente en el terreno de lo personal, pero cuéntanos.

¡Se me pasa el tiempo volando! Estaba muy cansada desde hace mucho y mi cuerpo ha agradecido que esté más tranquila y en casa. Estaría haciendo vida más saludable de lo habitual si no fuese por las horas que paso delante de las pantallas. El trabajo, que sigue ocupando la mayor parte del tiempo, pelis, música, series, libros, idiomas, cocinar, comprar, limpiar, comunicarte con el mundo exterior (tengo más visa social que nunca), he incorporado el yoga, para estirar el cuerpo, creo que es única novedad. Me he adaptado muy bien a estas nuevas circunstancias.

Lo peor de todo esto son las muertes y las personas contagiadas, pero ¿qué es lo mejor para ti de todo esto? ¿sacaremos algo en positivo y constructivo?

Sí, me da mucha pena la generación a la que le tocó vivir tiempos muy duros en este país, y que ahora, más débil, sea la más afectada en estos momentos y hayan tenido que vivir una despedida tan dura. Creo que sacaremos cosas positivas y constructivas, hacernos pensar y recapacitar siempre es bueno. Cada persona va a pagar un precio diferente ante esta crisis, y las conclusiones en algunos casos no pueden ser positivas.

Hablamos mucho sobre ese volver a la normalidad, pero de verdad, ¿está bien volver a la normalidad? me refiero a que un cambio en el modelo sociopolítico y sobre todo económico, nos iria muy bien de cara a futuras pandemias. La gente, bueno, todos, ¿somos conscientes de que el consumo exacerbado, el turismo masivo, el cambio climático, en fin, que todo tiene que ver con el capitalismo brutal en el que vivimos? Habría que hacer pedagogía sobre esto también. Quizás desde la propia Institución-Arte. 

Creo que estos temas ya se vienen tratando desde las instituciones, muchos artistas trabajan sobre ello, sobre la sostenibilidad. Hacer que el público se pare a reflexionar es una de los fines que se prioriza desde las instituciones. No se puede negar que el consumo al que hemos estado expuestos estos años no es sostenible en el tiempo, pero depende de cada individuo el querer cambiar y aprovechar esta nueva situación para mejorar nuestro modelo social y económico, hacia uno más sostenible y saludable, y no todo el mundo piensa igual al respecto.

Pregunta cliché para terminar, ¿cuáles son las 3 primeras cosas que harás cuando acabe el estado de alarma?

Ir a ver a mi novia, familia y amigos, esas tres, creo que es generalizada para las personas que estamos solas.

Yo iré a Salamanca a visitar a mis padres y abrazarles y de paso a ti. 

¡Ojalá sea pronto!

Muchas gracias Tate por el conversatorio y hasta muy pronto. Abrazos y besos virtuales. Cuídate mucho.

Muchísimas gracias por la conversación, un placer. Cuídate mucho.

 

Este conversatorio, tuvo lugar desde nuestras casas en Madrid y Salamanca, durante el Estado de Alarma decretado por el Gobierno el 14 de marzo, del 2020. 

 

 

Imagen de portada: Selfie cortesia de la invitada, Tate Díez


Publicado por Natalia Piñuel [Productora cultural desde Playtime Audiovisuales y coordinadora de la plataforma She makes Noise]

Si te parece interesante, ¡comparte!Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0


Leave a Reply