SANGRE FUCSIA | La revolución feminista empieza en nuestros salones

“Somos la víscera, el puñetazo, la hemorragia”, así se concibe Sangre Fucsia, un fanzine sonoro que nace en Madrid en 2013. Lo pone en marcha un grupo de mujeres que había estado en otros proyectos radiofónicos y que tenía ganas de hacer algo más personal. “Sangre Fucsia surge del deseo de hacer radio desde una perspectiva festiva y reivindicativa. No queríamos hacer pedagogía ni centrarnos en todas las cosas horribles que ocurren, sino ofrecer una mirada a la vida cultural como si la revolución feminista ya hubiese triunfado. Es decir, centrarnos en todas la obras y aportaciones que las mujeres y otros sujetos no hegemónicos han hecho a lo largo de la historia”. ¿Por qué fucsia? “Tradicionalmente el color morado se asocia al feminismo, el rojinegro al anarcosindicalismo, el rosa al movimiento LGTB. El fucsia nos relaciona con todas esas luchas pero a nuestra manera, que es siempre desde la autocrítica y el humor”.

Actualmente, Sangre Fucsia está formado por Doña Pasolina, Lolli DJ, Dianespotting, Gaelx, Reinohueco y Valentina. Además, en sus inicios estuvieron también Amanda Manda y Lazos, que luego pasaron a colaborar con Simulacro, una sección fija de experimentación sonora. Roma también colaboró durante una temporada. “Nos organizamos de forma horizontal y asamblearia, con reuniones trimestrales, aproximadamente, en las que decidimos los temas que vamos a tratar”, nos cuenta Reinohueco. Cine, arte, cómic, literatura, activismo, ciencia ficción, antropología, historia… y a veces alguna pequeña radio ficción. Todo ello tiene cabida en su programa semanal. Se emite cada viernes en directo de 20 a 21h en la emisora libre y autogestionada Ágora Sol Radio, y se puede escuchar desde su propia página web o a través de aplicaciones como TuneIn. Además, desde el lunes siguiente el podcast está disponible para escuchar y descargar en la página web de Pikara Magazine.

Pero Sangre Fucsia es mucho más: también organizan conciertos, fiestas, talleres, jornadas… Tanto es así que, a finales de 2016, lanzaron Feminismos reunidos. La revolución empieza en tu salón, un proyecto disidente y reivindicativo que tuvo un éxito arrollador en una conocida plataforma de crowdfunding. Ahora, gracias a su trivial feminista nuestros salones contemplan la historia no contada del 50% de la población a través de “un juego de mesa de preguntas y respuestas que pone a prueba tus conocimientos sobre pensamiento y práctica feminista, historia de las mujeres, diversidad sexual, cultura en femenino, activismo, etc”.

 
Trivial feminista - Sangre Fucsia
 

¿Por qué un “Feminismos reunidos”? ¿Cómo funciona?

¡Porque nos gusta jugar! Queríamos un juego propio, que hablase nuestro lenguaje y de las cuestiones que nos interesan y nos atraviesan. Feminismo Reunidos es un trivial, así que su funcionamiento es igual, aunque nosotras subrayamos que en cada partida las personas participantes pueden decidir sus propias reglas. Además hemos puesto 20 tarjetas blancas para que quien quiera pueda añadir sus propias preguntas e integrarlas en el juego.

Las categorías que hemos contemplado son seis. En Academia hemos recopilado aportaciones clave de pensamiento: no se trata solo de pensamiento académico sino producido desde muy diversos lugares, por eso comparten espacio Judith Butler con Las Madres de la Plaza de Mayo. En Calle repasamos las aportaciones que vienen de los movimientos sociales y encontramos tanto lemas de manifestaciones, nuevos términos ligados al activismo online y colectivos feministas del Estado español y otras partes del mundo. En Cuerpos hemos aglutinado tanto la lucha por los derechos LGTBQ como preguntas sobre sexualidad y, por supuesto, anatomía femenina. En Cultura repasamos arte, literatura, cómic, música, comedia, televisión con propuestas clásicas y más actuales. En  Derechos se encuentran cuestiones ligadas al espacio jurídico, desde el voto, pasando por los diferentes permisos de paternidad y maternidad en diferentes países o ascensos en la política. Finalmente, en Herstory (la historia de nosotras, o la historia no de ellos exclusivamente) intentamos rescatar nombres que hayan caído en el olvido o de los que se conozca poco y destacar logros e inventos con nombre de mujer.

El proceso de definición de las preguntas se nutre de las investigaciones que hemos estado llevando a cabo para preparar nuestro programa semanal y de las pasiones y conocimientos de cada una de las integrantes del colectivo.

¿Cómo fue el proceso de crowdfunding?

El éxito del crowdfunding nos pilló totalmente por sorpresa. El primer día de los 40 de campaña superamos la cantidad que pedíamos, y la cosa no paraba de crecer. Una compañera llegó a preguntar si no podíamos parar ese primer día la campaña, puesto que se había logrado el objetivo. Al finalizar, teníamos 2.500 juegos comprometidos para mecenas e imprimimos 1.000 más para poner a la venta. La mayoría se han vendido ya pero se puede intentar llamar a alguna de las 50 librerías donde ha estado a la venta.

 
Trivial feminista Tablero - Sangre Fucsia
 

Entonces, ¿la revolución empieza en nuestros salones?

Empieza en muchos sitios pero desde luego también en nuestros salones, dormitorios, cocinas. El lema de que lo personal es político sigue vigente. Además, queríamos señalar el espacio doméstico, privado -asociado tradicionalmente a lo femenino-, como un lugar que tiene que ser problematizado.

¿Qué podemos hacer cada unx de nosotrxs para contrarrestar el patriarcado cotidiano?

En primer lugar se trata de reconocer qué formas toma, sabiendo que el patriarcado tiene aliados muy potentes como el capitalismo. Con las gafas moradas puestas, buscamos estrategias comunes y espacios de libertad – como es Sangre Fucsia – para fortalecernos y vivir con alegría.

¿Qué os parece que el feminismo está teniendo un mayor eco en la sociedad y en los medios actualmente?

Un foco de atención puede ser beneficioso para que se genere interés. Desde luego mejor así que diciendo “ni machismo, ni feminismo, somos personas o soy humanista”, pero los focos de atención de los mass media deben ser cogidos con pinzas: si el feminismo sirve para vender camisetas cosidas en condiciones de explotación laboral, pues menudo foco de atención de feminismo, ¿no?

¿Qué luchas tiene pendientes el feminismo?

No perder de vista que la lucha feminista es también anticapitalista e interseccional, revisar siempre nuestros privilegios y ser lo más inclusivo posible y plural sin perder de vista el anticapitalismo, desde luego.

¿Podéis contarnos algún caso público que os haya llamado la atención últimamente y arremeta de manera flagrante contra la igualdad de géneros?

Desgraciadamente hay muchísimos, tanto en el ámbito laboral, sanitario, educativo… como en lo simbólico. Cada día hay una nueva polémica por un anuncio sexista, un tertuliano machista o un artículo que busca clicks haciendo apología de la violación. Pero también hay infinidad de ejemplos cotidianos de poderío femenino, de normalización de la igualdad y diversidad y de pequeños grandes avances.

¿Es la educación parte de la solución?

Cuando se comenta que todos los males de la sociedad se solucionan con educación inmediatamente después se habla de sistema educativo, como si la educación no se realizase en sociedad, en la que se integra tanto el núcleo familiar como en la comunidad, medios de comunicación, etc. Aunque en un instituto se realice un encuentro con Pamela Palenciano y lxs alumnxs cambien su conciencia después de ver No solo duelen los golpes, no sirve de mucho si seguimos repitiendo a las niñas que ese crío que les levanta la falda en el recreo quiere ligar o preguntando a niñas de 5 años si ya tienen novio.

Cada vez más se visibiliza la ruptura con el sistema social binario de hombres y mujeres…

El (trans)feminismo en el que nos sentimos cómodas no aboga por el binarismo: las (trans)feministas en el norte global no son solo las mujeres occidentales blancas, heterosexuales y de clase media, sino que están también mujeres del sur global, personas trans* y disidentes sexuales y de género. Es decir que se está construyendo un espacio transfronterizo en el que hay ciudadanía para diferentes sujetos que no caben (solo) en las categorías clásicas de hombre o mujer. Se trata de construir un espacio común a través de alianzas con sujetos precarios en el que el centro no sean las identidades (mujer versus hombre), sino las prácticas de disidencias y construcción de vidas que merezcan la alegría ser vividas.

 

Imagen de portada: Fotografía del equipo de Sangre Fucsia


Publicado por Inma Flor [Periodista y catalizadora de proyectos]

Si te parece interesante, ¡comparte!Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0


Leave a Reply