LENTES DIVERGENTES #2 | Pierre de Vallombreuse: Soberanas

 

 
Es difícil hablar de una persona a la que en realidad no conoces. Después de descubrir Soberanas en la biblioteca, tuve el placer y la suerte de entrevistar a su autor en una de sus visitas fugaces a París. A raíz de este encuentro, lo que sí puedo afirmar sobre Pierre es que es un aventurero, además de gran fotógrafo y buen observador. Su último reportaje, del que ha surgido este libro, acerca la realidad cotidiana de sociedades tradicionales donde las diferencias entre sexos no son un obstáculo para la igualdad de género, y más importante, para el respeto mutuo.

 
El patriarcado consiste en una sociedad en la que los hombres tienen un rol central de liderazgo político, autoridad moral y control de la propiedad. ¿El matriarcado respondería a este mismo esquema, con las mujeres como protagonistas?

Tal y como se ejerce en los pueblos con los que he convivido, el matriarcado no es lo opuesto al patriarcado –esta concepción como simple inversión se inscribe en una visión occidental del poder-. Allí, sobre todo en pequeñas comunidades como la Palawan o la Badjao, el matriarcado se concreta más bien como equidad entre ambos sexos, como equilibrio y libertad.
 

Mujer Badjao alejando el bote de la orilla, antes de que la marea esté demasiado baja. Mar de Sulu, Filipinas. Fotografía de Pierre de Vallombreuse.

Para este reportaje has observado y fotografiado cuatro sociedades (Palawan, Badjao, Khasi y Moso) del sureste asiático, India y China. ¿Existen colectivos de carácter matriarcal en otros continentes? ¿Por qué te has centrado en esta parte del planeta?

Como he señalado, el matriarcado es un concepto complejo; existen muchas variantes y en cada parte del mundo son distintas. Pero sí, se pueden encontrar estas formas de organización social en diversos continentes. Hay referencias en la región amazónica de Ecuador, en el Sáhara, en el archipiélago Bijagós de Guinea-Bissau en África…

En el sureste asiático hay bastantes ejemplos. Los antepasados de su población eran en gran parte grupos étnicos minoritarios de China occidental, como lxs Sishuan o lxs Yunnan -la etnia mayoritaria era la Han-. De estos grupos que emigraron al sur se desarrollaron varios sistemas sociales donde la mujer no se consideraba inferior al hombre. Actualmente, este equilibrio sigue rigiendo sociedades minoritarias de la región. He querido poner el foco en esta parte de Asia porque aquí, que la mujer sea igual al hombre no es un hecho excepcional.
 

Instantánea de un descenso por un sendero resbaladizo. Isla Palawan, Filipinas. Fotografía de Pierre de Vallombreuse.

¿Qué nos puedes contar de estas cuatro sociedades y del rol que la mujer tiene en ellas?

Aunque la mujer es muy importante e incluso predominante, su rol en cada uno de estos pueblos es distinto, debido a la diferencia de costumbres y de actividades cotidianas.

En mi primer viaje como reportero, hace unos 26 años, viví con lxs Palawan en el interior de la isla filipina también llamada Palawan –lxs más aisladxs son lxs únicxs que logran conservar sus tradiciones-. Ahora son como una segunda familia para mí.

Son una sociedad muy poco jerarquizada, muy libre e igualitaria; su filosofía es mantener la armonía entre sus habitantes y con la naturaleza. Menos la caza y la tala de madera (que realizan los hombres) el resto de actividades como la agricultura, la artesanía, el cuidado de lxs hijxs o las prácticas espirituales, son mixtas.

El modus vivendi y el carácter de lxs Badjao (o Sama) son distintos. Para empezar, son nómadas y pescadorxs. En el sureste asiático también se les llama –con cierto desdén- “gitanos del mar”. Se mueven sobre todo por los archipiélagos de Malasia y Filipinas, donde habitan en anclajes flotantes provisionales.

Gritan mucho, pero nunca llegan a la violencia física; tampoco reaccionan a la autoridad ni a la jerarquía. Se declaran musulmanes, aunque por otro lado siguen practicando el chamanismo, lo cual cabrea bastante a Abou Sayyaf, facción del Estado Islámico creciente en la región.

Las relaciones entre ambos sexos son extremadamente fluidas. En cuanto a las tareas cuotidianas, todxs practican la pesca, aunque ciertos estilos se dividen por género. En las relaciones externas, las mujeres, proclamadas “jefas de la comunidad”, tienen un rol social principal y el hombre queda en segundo plano. Hacen muchas preguntas, lo cual es bastante inusual, y son muy suspicaces: ganarme su confianza me costó bastante tiempo (además de incontables obsequios).

Hasta ahora hemos hablado de la situación de la mujer en grupos reducidos como lxs Palawan o lxs Badjao. ¿Qué formas adopta el matriarcado en sociedades más vastas y estructuradas?

En el Estado de Meghalaya, al nordeste de India, hay la sociedad Khasi, de unos cuatro millones de habitantes. Las mujeres tienen el control de la propiedad y después de casarse, es el hombre el que abandona la casa natal. La hija menor, llamada khaddhu, hereda todo el patrimonio familiar (con la condición de cuidar a la madre y al padre hasta que mueran).

Esto puede hacernos pensar que la importancia de las mujeres en el pueblo Khasi no es tan grave, pero en realidad son muy poderosas; también manejan el presupuesto familiar y el comercio. Por otro lado, el gobierno de Meghalaya está formado básicamente por hombres, que a la vez hacen trabajos muy duros y agotadores. Yo creo que finalmente la balanza queda bastante equilibrada.

Lxs Moso son una minoría étnica del suroeste de China, pero sus sistemas de organización social son ancestrales y sofisticados. Son una de las pocas sociedades que practica todas las formas del matriarcado: las mujeres administran casa, campos, ganado, mercancías…y el rol de padre y esposo se minimizan en su sistema social. En lo sagrado, todas sus deidades encarnan diversos elementos de la naturaleza, a la que atribuyen un carácter activo y femenino.
 

Mujeres Moso en procesión por un funeral. China, cerca de la frontera este del Tíbet. Fotografía de Pierre de Vallombreuse.

¿Consideras la globalización una amenaza para estas sociedades? ¿Cómo afecta a cada una de ellas?

Sin lugar a dudas. El ritmo de producción del capitalismo dispara los niveles de calentamiento global y de desforestación. Se destruyen los bosques, alteran y arrasan los mares, agotando los recursos y limitando los medios de subsistencia de comunidades como la Palawan o la Badjao.

Cada vez más, lxs Badjao se ven abocados al contrabando y a la venda clandestina, con las problemáticas sociales que ello conlleva. Lxs Palawan se sienten impotentes ante la destrucción de los bosques y por lo tanto, de su pueblo. Lo más grave es que se trata de situaciones fomentadas por las legislaciones de comercio internacional.

En el caso de lxs Moso, una de las amenazas más graves es el turismo por parte de la población china. Cada vez más banalizado y masivo, está dando lugar a la teatralización y consecuente deterioro de su cultura y de sus tradiciones.

Aunque de formas distintas, cada una de estas sociedades está afectada por la mundialización. Cuando las comunidades con sistemas matriarcales desaparezcan, no tendremos más ejemplos vivos de ello.
 

Turista Han posando con el vestido tradicional de las Moso. China. Fotografía de Pierre de Vallombreuse.

Desde la mitad del pasado siglo, algunos estudios arqueológicos afirman que las sociedades paleolíticas y neolíticas de Occidente adoraban a la Gran Diosa, asociada a la naturaleza y al principio de la creación. Las mujeres tenían un papel significativo en la sociedad, sin que ello supusiera la inferioridad de los hombres. Me estoy yendo por las ramas, pero ¿las sociedades antiguas eran más sabias? ¿Hacia dónde vamos?                                          

Creo que el respeto por el ser humano y el respeto por la naturaleza van juntos. También creo que nada está fijo y que estamos en constante evolución. Hace miles de años se invirtió el orden de las cosas, pero esto no quiere decir que no pueda volver a cambiar; precisamente, pienso que vamos en esa dirección.

 

Imagen de portada: Retrato de Pierre de Vallombreuse.


 Publicado por Eva Moyano Sivecas  [Fotógrafa y redactora omw, con antecedentes filosóficos y tendencias etnográficas]

Si te parece interesante, ¡comparte!Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0


Leave a Reply