Feminoise Latinoamérica | La escucha profunda, una práctica sonora

El 13 de septiembre de 1970, una joven compositora llamada Pauline Oliveros (1932-2016), publicó en The New York Times un artículo titulado And Don´t Call Them ‘Lady’ Composers / Y no las llamen “damas” compositoras (1). El artículo entraba en debate con la pregunta Why have there been no “great” women composers? / ¿Por qué no han existido “grandes” compositoras? En su argumentación, guiada por un cuestionamiento del discurso crítico, historiográfico y tecnológico, Oliveros exponía cómo la técnica y el culto a la innovación construyen figuras de “grandeza”, y en qué medida la sociedad promueve la virilización de estos modelos discursivos.

Alternativamente, Oliveros señala cómo se desarrollan estrategias para promover la “nueva música”, favoreciendo la creación de centros donde la experimentación tecnológica es posible, apoyada en nuevas redes de relaciones donde las mujeres están presentes y activas. Centros donde se crean colecciones con sus obras, tanto en formato de música notada como grabada. Sin embargo, Oliveros señala que esto supone el fortalecimiento de una “anomalía” en los modelos de innovación, algo que manifiesta citando a Nikola Tesla al final de su artículo:

“Cerca del comienzo de este siglo, Nikola Tesla, ingeniero eléctrico e inventor de la corriente alternativa, predijo que las mujeres algún día darían rienda suelta a su enorme potencial creativo y sobrepasarían a los hombres en todos los campos, debido a que ellas han estado latentes. Ciertamente, los mayores problemas de la sociedad nunca serán resueltos hasta que exista una atmósfera igualitaria, y deje de utilizarse el robo de energías creativas entre hombres y mujeres.” (2)

La cita de Nikola Tesla remite a una filosofía tecnológica disruptiva. Tesla es un inventor cuyas ideas fueron invisibilizadas, perseguidas y finalmente destruidas durante su vida, llevándole a una muerte sin esperanza. Él representa la innovación no basada en las lógicas del capitalismo salvaje y los modelos neoliberales, que encarnarán Thomas Alva Edison y su equipo en General Electric. La exposición Nikola Tesla: suyo es el futuro, organizada (irónicamente) por la Fundación Telefónica en Madrid, evidencia esta idea no-normativa de la invención y la tecnología a la que nos remite Pauline Oliveros, en su artículo de 1970.

 

Pauline Oliveros Four Electronic Pieces 1959-1966 (Sub Rosa, 2008), San Francisco Tape Music.

 

El legado de Pauline Oliveros está permeado de esta no-normatividad, al igual que su trabajo en el Tape Music Center de San Francisco, y la consolidación de su método de composición basado en la “escucha profunda”, materializado en el Deep Listening Institute de New York. Ahora bien, ¿cómo es posible un método de composición, de creación sonora y experimental, basados en estos términos? Existen varios textos de la autora, organizados por Deep Listening publications, disponibles según esta numeración:

  1. All Four / Los cuatro (1998)
  2. Breaking Boundaries / Rompiendo límites (1996)
  3. Dissolving your ear plugs /Disolver los tapones para los oídos (2006)
  4. Ear Rings / Aretes (1995)
  5. Earth Ears: A Sonic Ritual / Orejas de la Tierra: un ritual sonoro (1989)
  6. The Inner | Outer Sound Matrix / La matriz interna | externa del sonido (2007)
  7. The Witness / Testigo (1989)
  8. Wind Horse / Caballo del viento (1989)

Otros textos, como Deep Listening: A Composer´s Sound Practice / La escucha profunda: una práctica sonora del compositor(a), son como semillas que la compositora va dejando en su camino, no siempre con retorno, no siempre seguido, y quizás, esas semillas han ido retoñando por sí mismas, convirtiéndose en un camino de bosque, la ruta abierta por Pauline Oliveros.
 

Retrato de Pauline Oliveros por Jenny Odio (2017).

 
En su artículo Pauline Oliveros: A share resonance / Pauline Oliveros: una resonancia compartida (Organised Sound 22 (1): 7-10), Ximena Alarcón y Ron Herrera, proponen un epígrafe titulado Feminism, Embodiment, Technology / Feminismo, Encarnación, Tecnología; cada uno de los epígrafes lleva una cita en itálica de Pauline Oliveros, en este caso se indica:

Elija un instrumento
Aproveche la bondad de la tecnología

Desarrolle su arte
Aprenda sin miedo su artesanía
(3)

Esta invitación de Pauline Oliveros fue asumida por un grupo de compositoras, que se propusieron explorar ese camino de bosque, respondiendo a la convocatoria de III Encuentro sobre estudios sonoros y creación experimental de la Universidad de Costa Rica. El resultado es un EP producido en colaboración con Composers Lab del sello neoyorkino Irreverence Group Music, bajo mi curaduría.

La portada del álbum es un retrato de Oliveros como dios(a) Jano, con la escucha puesta en el pasado y en el futuro, siendo ella presente. El retrato, realizado por la artista costarricense Jenny Odio, remite a esa escucha profunda, enigma en sí misma. El retrato también es una esfinge, y con sus preguntas procuran dialogar 16 compositoras latinoamericanas (solo una no lo es), reunidas en el EP Tribute to Pauline Oliveros / Tributo a Pauline Oliveros, presentado en Costa Rica el 30 de mayo de 2017, con motivo del cumpleaños de la compositora, un año después de su muerte.

El álbum incluye obras de Ana María Romano (Colombia), Andrea Cohen (Argentina), Elisabeth Harnik (Austria), Fernanda Rocío Huamán Pino (Perú), Mariela Arzadun (Argentina), Heráclito Efesa (Argentina), Isabel Noguera (Brasil), Itzel Noys (México), Karina F. Villaseñor (México), Ligia Liberatori (Argentina), Maia Koenig (Argentina), Mar Alzamora-Rivera (Panamá), Natalia Montoya (Colombia), Renata Roman (Brasil), y Tania Rubio (México), sumando una obra mía, grabada en colaboración con el artista sonoro costarricense Alejandro Sánchez Núñez, y el percusionista mexicano (steel drum) Juan Carlos Cirujeda.

La curaduría del álbum se realizó, estudiando cómo estas compositoras pensaban a través de la experimentación sonora, la escucha profunda propuesta por Pauline Oliveros. Y cómo la tecnología, la artesanía, la arquitectura del espacio, el diseño sonoro, lo digital y lo analógico, eran pensados desde el feminismo en sus propuestas de música por computador, electrónica, electroacústica, ambient, Noise, poesía sonora, paisaje y arte sonoro, tejiendo un diálogo con la posibilidad de una escucha profunda.

En su propuesta conceptual, Ana María Romano escribe: “La escucha no es un acto aislado, creo que ese ha sido uno de mis mayores aprendizajes con la escucha profunda. Poder concebir la escucha como un acto multisensorial me ha permitido abrir y hacer muy elásticas las fronteras del sonido. Encontrar que la escucha puede ser una maraña de conexiones, interacciones, transferencias, sentimientos y corporalidades, me han invitado a sonar, resonar y tronar con la vida.”

Finalmente, la pregunta por ¿dónde están las grandes compositoras?, -cuestionada por una joven Pauline Oliveros-, evidencia otra provocación: ¿porqué necesitamos compositoras en los términos de grandeza construidos por/para el patriarcado y el canon occidental? Términos basados en el sistema colonizador de la escucha que es “la música”, como modelo impuesto por los “universalismos” decimonónicos y sus métodos disciplinadores del cuerpo, el tiempo y el espacio. Términos basados en la jerarquía de las instituciones normativas de los estados nacionales, sus discursos sobre grandes próceres neoliberales, dictadores y presidentes, cuyos homólogos sonoros son los “grandes compositores”.

 

Notas:
(1) Las traducciones en lengua castellana se incluirán a continuación del original en inglés, seguido de la barra diagonal. En el caso de párrafos el texto original en inglés será incluido como nota pie. Los nombres de instituciones, publicaciones, sellos discográficos, proyectos y afines, no se traducirá. Todas las traducciones son de la autora del artículo (Susan Campos Fonseca), a solicitud de Inquire Magazine.
(2) “Near the beginning of this century, Nikola Tesla, electrical engineer and inventor of A.C. power, predicted that women will some day unleash their emormous creative potential and for a time will excel men in all fields be cause they have been so long dormant. Certainly the greatest problems of society will never be solved until an equalitarian atmosphere utilizing theft total creative energies exists among all men and women.” – Nicolas Tesla citado por Pauline Oliveros.
(3) “Choose an instrument / Embrace the goodness of technology / Develop your art / Fearlessly learn your craft “ – Pauline Oliveros.

 

Imagen de portada: Retrato de Pauline Oliveros por Jenny Odio


Publicado por Susan Campos Fonseca [Doctora en música por la Universidad Autónoma de Madrid, compositora y escritora del sello Irreverence Group Music – New York, profesora e investigadora de la Universidad de Costa Rica.]

Si te parece interesante, ¡comparte!Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0


One Response to “Feminoise Latinoamérica | La escucha profunda, una práctica sonora”

  1. […] Artículo completo en: inquiremag.com/feminoise-latinoamerica […]

Leave a Reply